Volver al sitio

Viajar con animales

Por Maria Torres

· veterinaria,viajar,animales

Inmersos de pleno en el verano yentrando en periodo vacacional, son muchas las personas y familias que se plantean si viajar con sus mascotas o no, pues compartir nuestro tiempo libre, movernos y romper la rutina acompañados de nuestros amigos de cuatro patas a veces puede llegar a suponer un dilema. 

Es cierto que no todos los destinos están adaptados a la recepción de animales; a pesar de que parece ser que hay una tendencia creciente de espacios “pet friendly”, y por este motivo en muchos casos nos vemos obligados a dejar a nuestras mascotas en casa, bajo la supervisión y cuidado de familiares, amigos o en muchas ocasiones no tenemos otra alternativa que dejarlos en residencias o centros caninos.  

Si este fuera el caso, es muy importante elegir un establecimiento con los permisos, recursos e infraestructura adecuados y con personal de confianza que tenga certificación específica para el cuidado de nuestros animales. Espacios correctamente adaptados al tipo de mascota e, incluso, con asistencia o personal veterinario que pueda controlar su estado de salud con frecuencia. De todos es conocido el típico caso de una mascota que ha vuelto a casa en mal estado después de una experiencia de estancia desagradable.  

Por este motivo, muchos escogemos viajar con nuestras mascotas y adaptar nuestras preferencias a destinos que permitan y admitan animales de compañía tanto en los medios de transporte como en hoteles, apartamentos, etc. Y la gran pregunta suele ser habitualmente la misma: ¿qué necesita mi mascota para viajar?  

Documentación

La normativa para el transporte de animales, ya sea en un vehículo propio o a través de la reserva de cualquier medio (avión, barco, tren, autobús…) suele ser un tema bastante recurrente, variable y de actualidad a causa de las adaptaciones constantes de las leyes sobre el bienestar animal. Siempre se recomienda consultar esta normativa antes de viajar, para verificar que cumplimos con todos los requisitos impuestos, ya que además cada medio y país suele establecer sus parámetros. 

Por lo general y como mínimo, para viajar siempre hará falta tener en cuenta lo siguiente: 

  • El animal debe disponer de 

cartilla sanitaria debidamente cumplimentada. 

  • Debe tener sus 

desparasitaciones (internas yexternas) y vacunas al día, incluyendo la de la Rabia entre las mínimas obligatorias para poder transportarlo, a pesar de que en algunas comunidades autónomas no la soliciten. 

  • Si viajamos fuera del país, el animal debe disponer también de 

pasaporte europeo registrado, en el que deberá constar como mínimo la misma información que hemos descrito para la cartilla sanitaria. 

  • Nuestro veterinario deberá completar la página sobre 

examen clínico que solemos encontrar en cualquier cartilla y/o pasaporte europeo, acreditando un buen estado de salud previo al viaje.  

¿Qué más podemos necesitar?

Según el destino, sobre todo si es un trayecto intercontinental, las autoridades pueden reclamar un certificado veterinario oficial expedido en una fecha determinada o con una validez temporal limitada; requerir aplicar una pauta antiparasitaria o vacunal concreta, o incluso exigir analíticas o estudios contra una serie de enfermedades específicas como suele suceder con la Rabia, la Leishmania, la Babesia, Dirofilaria, entre otras.  

Durante el trayecto

Según la raza del animal, se puede exigir la aplicación de bozal, y si tenemos en cuenta razas braquicéfalas, muchas compañías niegan el transporte (sobre todo en avión) por riesgo de salud. En todo caso deben viajar siempre en transportines adecuados y homologados para su transporte , debidamente acondicionados y ventilados, de dimensiones mínimas obligatorias y siempre disponer de agua.  

En la mayoría de casos esta información no es conocida por los propietarios de las mascotas, por lo que se recomienda consultar cualquier información relevante con el centro veterinario y las autoridades competentes, incluso solicitar información a un agente de aduanas especializado en mascotas si fuera necesario, para preparar toda esta documentación con un margen de tiempo suficiente: estos tratamientos deben administrarse con antelación y los estudios analíticos suelen tardar un tiempo en procesarse por los laboratorios.  

Hay que tener en cuenta que las condiciones de viaje y transporte pueden variar en función de la edad del animal y del país, sobre todo cuando se trata de cachorros. En el próximo artículo haremos especial hincapié en estos.  

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar